Reto Semanal: Igualdad en las Administraciones Públicas, ¿qué puedo hacer yo?

Reto Semanal: Igualdad en las Administraciones Públicas ¿qué puedo hacer yo?


El Reto Semanal de este Módulo consiste en hacer un ejercicio de "introspección"y preguntarnos ¿qué podemos hacer cada una de las personas, desde nuestra posición como empleadas o empleados públicos, para impulsar la igualdad entre mujeres y hombres?

Debo reconocer, que la pregunta de este reto, me ha hecho reflexionar mucho sobre nuestro papel como funcionarios/as y la responsabilidad que tenemos en la aplicación de la normativa y en la colaboración en la aplicación de esta igualdad real en nuestro sector y ámbito laboral. Para empezar, creo que trabajar en la Administración conlleva un compromiso muy grande por nuestro papel de cara a la ciudadanía, con la que nos relacionamos y generamos grandes expectativas.  

De cara a nuestra acción y a lo que puedo hacer yo, para impulsar la igualdad entre hombres y mujeres, desde mi posición de empleada pública, se me ocurren muchas ideas, algo desordenadas, pero para empezar, creo que la formación es una buena forma de iniciarse o lo que es lo mismo, TOMAR CONCIENCIA. 

Empezar por hacer este curso para intentar poner nombre y resolver conceptos, que había escuchado o me sonaban, es una buena forma de ayudar al reto de la igualdad. Esto me ha llevado a indagar como se aplican estas ideas del curso, en mi ámbito laboral, y así he podido encontrar el famoso Plan de Igualdad para el personal del Ayuntamiento, de obligado cumplimiento pero que pocas personas consultan (incluida yo) y que ni tan siquiera nos paramos a mirar. 

De cara a mi trabajo y en relación a los datos de transparencia, creo que es fundamental que hagamos una segregación por sexos, cosa hasta ahora no se realiza.

Además, podemos promover el que los proyectos y programas que se presentan anualmente, incluyan la transversalización de género y medidas específicas para mujeres e incluso un informe de impacto de género, como hemos visto en el tema, para poder significar como afectan esas desigualdades. 

A partir de este curso, puedo revisar el uso no sexista del lenguaje que usamos en todos los documentos de mi departamento, a que a veces pasan de mano a mano y de año a año, sin plantearnos que están obsoletos o usan un lenguaje sexista. Ahora, creo que es un buen momento para modificarlos, de forma fácil y rápida (gracias por el documento de RECURSOS PARA EL LENGUAJE INCLUSIVO; Las 14 reglas básicas) 

Por otro lado, reflexionando, creo que en la única Comisión en la que participamos, en concreto en relación con unas ayudas municipales, nunca me había planteado que en las Comisiones, como en cualquier estructura de participación, se debe exigir la regla de la paridad en su composición que también hemos aprendido en este módulo. Puede ser un buen tema a incluir en el próximo orden de día...

En concreto, mi puesto de trabajo, me permite, al tener contacto muy directo con la ciudadanía que requiere nuestra intervención social, detectar muchas situaciones de desigualdad en el acceso a los recursos, en mi caso, en concreto, en el acceso a la Vivienda Pública o social. Es interesante que la memoria anual de nuestra actividad, deje de ser un cuadro lleno de "numeritos " con el número de ayudas tramitadas y viviendas adjudicadas, sin incluir la variante sexo, y sin incluir ningún análisis o valoración subjetiva posterior en torno a la diferencia en el acceso a la vivienda, el mayor esfuerzo económico que las mujeres destinan a ésta, o cualquier otro asunto de análisis diferencial, que sabemos que ocurre pero que no queda reflejado en el trabajo final. Creo que dar a conocer esta situación en ese instrumento anual, puede ser una gran aportación a implementar. 

En general, se pueden hacer muchas cosas, pequeños pasos, que ayudan al objetivo general y a veces pasan desapercibidos en el día a día. 
Un abrazo










Comentarios

Entradas populares de este blog

Reto de aprendizaje: ideas para el cambio.